Entrevista a Juan Muñoz Martín

 

                           ENTREVISTA A JUAN MUÑOZ MARTÍN

 

     DAVID FUEYO, para la Revista PLATERO, 223, mayo – junio 2019

 

  • ¿Cómo se siente Fray Perico a los cuarenta años de edad?

Fray Perico al igual que su padre y creador se siente muy impresionado de que los niños y no tan niños; después de tantos años recuerden con tanto afecto al personaje protagonista, y muy agradecido a los lectores y fans de Fray Perico que recuerden sus aventuras.

  • Tanto Fray Perico como el Pirata Garrapata, dos de sus personajes más emblemáticos tienen el humor como bandera, ¿es difícil hacer reír a los niños?

Más que reír el niño con la lectura busca ser encantado como con el Flautista de Hamelín. Al niño le gusta soñar, busca visitar lugares maravillosos que este escritor ha sabido encontrar, y trasladárselos.

  • En cuarenta años de vida más de un millón de niños hemos disfrutado con Fray Perico, ¿cree que dentro de otros cuarenta años seguirá habiendo lugar para la lectura en un mundo, el de los niños, cada vez más plagado de pantallas?

Siempre habrá libros y seguirá habiendo lugar para la lectura que es la forma para acceder al contenido, como antiguamente los soportes eran de piedra, no de papel, habrá libros físicos dado que los lectores quieren palparlo físicamente, también habrá libros sonoros, de sonidos acústicos y audibles.

Una cosa es el fondo y otra cosa la forma. La forma de libro es lo exterior, el procedimiento. El fondo es la sustancia, el quid de la cuestión. Eso no cambia, es inmutable. La forma es variable es el procedimiento o la escalera para llegar a ese fondo.

  • De Fray Perico y sus veinte compañeros de convento puede decirse que son todo bondad. Sus libros en general transmiten valores necesarios para la vida primando el compañerismo y la humildad frente a la competitividad. ¿Nos enseña Fray Perico a la vez que nos divierte?

Todo libro exceptuando aquellos que buscan objetivos discutibles, que son pocos, buscan un mensaje positivo, unos enseñan e instruyen, otros nos divierten, otros nos acompañan en nuestra soledad. Fray Perico nos divierte y a su vez nos enseña e instruye. Muchos alumnos aprendieron a leer y a escribir leyendo a Fray Perico, y otros fueron atraídos a la lectura por Fray Perico.

  • ¿Escuchar a los niños es el secreto para escribir todo un clásico de la literatura infantil y juvenil?

En realidad, yo no pretendo ser un clásico. Eso sí quieras que no, he vivido la Literatura siempre como profesor impartiendo clases de literatura rodeado de alumnos  del inolvidable Colegio Institución Jamer de Madrid. Y fue allí donde me sorprendió la concesión del premio Barco de Vapor por Fray Perico y su Borrico en año 1979.

  • En sus historias siempre hay un cierto timbre poético, tanto en las situaciones, los paisajes y las actitudes, como en los nombres: fray Nicanor, el superior; fray Olegario, el bibliotecario; fray Bautista, el organista… ¿se considera usted, de alguna manera, también poeta?

No me considero un poeta. Quiero que los niños y jóvenes lean y se diviertan con mis libros y relatos, y a la vez aprendan.

  • ¿Puede decirse que se adelantó a su tiempo firmando en 1979 un libro que propugna el amor a los animales y al prójimo sin diferencia y que además lo hace de una forma tierna y didáctica?

No me adelanté a mi tiempo, cada escritor está inventando e innovando en ese momento. Depende de las circunstancias en que se escribe. A lo mejor abres caminos que no existían por la fuerza que tengan tus relatos y consigues de ese modo que la juventud lea y llegar al público.

  • Usted ha llevado a Fray Perico a la Guerra de la Independencia, le ha hecho reconstruir un convento destruido, le ha llevado a la Mancha donde conoció a un don Quijote a su manera, ¿le hubiera gustado traerse a Fray Perico a nuestro tiempo presente

Fray Perico ya ha llegado a nuestro tiempo presente dado que sigue leyéndose actualmente de forma masiva, y constituye un acontecimiento presente, tiene vigencia, mis obras han calado en el público por lo que cada día Fray Perico está presente en los Colegios, lectores. Igual que sigue habiendo Conventos de Frailes en la actualidad.

  • Y para finalizar, la colección de El Barco de Vapor es todo un clásico del cual la serie de Fray Perico es uno de sus buques insignias. ¿Cuál es la clave para gustar a niños y mayores una generación tras otras y hacer que un libro, cuarenta años después de su publicación, siga vendiéndose, leyéndose y disfrutándose?

Haber escrito relatos amenos, graciosos que hacen agradable y divertida la lectura, y hacen que los alumnos y lectores quieran continuar y seguir leyendo mis libros; y los alumnos estén esperando a la clase de literatura para aprender y divertirse leyendo Fray Perico.