Vieira, Alice

ROSA, MI HERMANA ROSA

EDICIONES SM, 1988

            Mariana, 10 años e hija única, tiene de repente una hermana y todo parece cambiar para ella.

            Como se acerca el 25 de abril piensa que Rosa – en lugar de clavel, el símbolo del levantamiento contra la dictadura – podría ser un buen nombre para ella y sus padres lo aceptan.

            “Todos los caminos en nuestra casa, van a dar a Rosa”, escribe Mariana. Y también: “lo que me parece mal es que crezca tan despacio”.

            Poco a poco se va dando cuenta de que la soledad no es buena (“¿Cómo se explica que yo sepa el modo de vivir de las personas hace miles de años y no sepa cómo vive ahora mi vecina?, y que necesita a su hermana, necesidad que se acrecienta cuando Rosa tiene una neumonía: “es muy bueno no estar sola nunca más”.

            Narrado en primera persona, con el protagonismo de los hijos únicos, los celos y la necesidad de convivir. Presente la ironía, la obra fue escrita unos años después de la llamada “Revolución de los Claveles”, con el protagonismo de la abuela Elisa, que crítica los nuevos tiempos y representa un pasado caduco.

            Ilustrado por JAVIER VÁZQUEZ

           Traducido por MARIBEL LÓPEZ HABELA y JOSÉ ANTONIO BARRUSO

            A PARTIR DE 12 AÑOS

CHOCOLATE CON LLUVIA

EDEBE, 2005

            Continuación de “Rosa, mi hermana Rosa”

            Mariana, ya con trece años, ve frustrado su viaje de vacaciones a España por la varicela de su hermana Rosa, de tres años.

            Mientras su padre prepara un nuevo viaje, Mariana se va de campamento un fin de semana y hace nuevas amistades.

            Tras el campamento, tiene dos nuevas ocupaciones: visitar a una amiga enferma y consolar a Rita, cuyos padres se han separado.

            Cuando deciden el viaje a España, Rita la acompaña.

            También en primera persona, es un relato sobre el valor de la amistad en tono confidencial e intimista. El contraste entre la ilusión del viaje y la realidad de cada día: conocer otros mundos cuando no se conocen los mundos que nos rodean.

            Viaje, pues, al mundo interior de Mariana, y saber que cerca de ella hay personas que necesitan apoyo y consuelo.

            Traducción de M. MIRA y C. BIER

            Ilustrado por ROSER RIUS

            A PARTIR DE 12 AÑOS

A VUELTAS CON MI NOMBRE

EDICIONES SM, 1990

            Si hubiera nacido niña, iba a llamarse Anelise o Silvia. Pero nació niño y se llamó Abilio. Un día decide cambiar de nombre: se llamará Luis.

            El libro está estructurado en torno a dos viajes del protagonista, diferenciados por caracteres tipográficos diferentes y pasando del pasado al presente: uno el viaje de ida al pueblo para asistir al entierro de la prima María Constanza, quien le puso el nombre de Abilio, y otro el viaje de regreso a Lisboa. Ambos le dan ocasión de crecer y madurar, diferenciando lo que es importante de lo que es intrascendente: “tenemos que saber vivir con la vida y con la muerte, lo mismo que vivimos con nuestro cuerpo y con el nombre que tenemos; “creo que después de todo, Abilio no es un nombre tan feo”.

            Narrado en primera persona, refleja a la perfección las zozobras de un adolescente, el viaje hacia la aceptación de la personalidad, la importancia de la unión familiar, y que la vida hay que disfrutarla…

            Traducción del portugués de MARIBEL LÓPEZ HABELA y JOSÉ ANTONIO BARRIUSO.

            Ilustrado por MÓNICA ECHEVARRIA

            A PARTIR DE 12 AÑOS

LOS OJOS DE ANA MARTA

EDICIONES SM, 1993

            “Me cambiaron de madre en la clínica…Durante muchos años eso fue lo que pensé…Solo así podía entenderse que ella no dijera nunca mi nombre, que repitiese tantas veces que ya era demasiado vieja para ser madre y que mis pasos, por muy suaves que fueran, la provocaran crisis”

            Su madre, Flavia, tiene 48 años y padece continuas crisis. Menos mal que tiene a Leonor la sirvienta de toda la vida, que le cuenta fantásticas historias que le rompen la monotonía.

            Y un día la verdad: el fallecimiento de una hermana, Ana Marta, en accidente de automóvil y como las cosas no fueron iguales desde entonces: todo se miraba con los ojos de Ana Marta.

            En primera persona, literatura intimista que refleja la frialdad de las relaciones familiares, con el protagonismo de una niña reflexiva y con ideas propias sobre su familia y el mundo.

            “La acción transcurre en una casa lóbrega y fría, lo que sirva para aportar al relato un ambiente triste”

            Traducción de MARIBEL LÓPEZ HABELA y JOSÉ ANTONIO BARRIUSO

            A PARTIR DE 12 AÑOS

Publicado en Autores