Goscinny, René

EL PEQUEÑO NICOLÁS

EDITORIAL LOQUELEO, 2016.

(Primera edición en francés en 1960)

La historia está contada en primera persona por Nicolás, de edad indefinida, que nos cuenta sus peripecias y aventuras en la escuela y en la familia, y con el protagonismo de sus amigos: Godofredo, mentiroso y de padre muy rico; Aniano, el ojito derecho de la profe; Eudes, el más fuerte; Rufo, padre policía; Alcestes, muy gordo y siempre comiendo; Clotario, el último de la clase y muy manazas; Majencio, el que corre muy rápido; y Joaquín.

            Además, pasan por las páginas la profesora, el padre y la madre del protagonista central, el señor Bledurt (el vecino al que le encantaba chinchar a papá), el señor Dubon (el conserje del Colegio al que apodan “El Caldo”), Luisita (la hija de una amiga de su madre)…

Son 19 capítulos de lectura independiente, siendo los más ingeniosos: la visita del inspector (“nuestra profesión es un sacerdocio”, le dice a la maestra); el juego a indios y vaqueros; la adopción de un perro al que luego se lleva su amo; la competitiva carrera de bicis entre su padre y el vecino; el puro que fuman a escondidas Nicolás y Alcestes…

En todos ellos siempre terminan peleándose, aunque al final se reconcilian y olvidan las rencillas. El mundo con la mirada de la infancia, donde incluso los adultos se parecen a los niños. El humor siempre presente confiere a los relatos el tono ingenuo y divertido.

Goscinny nació el 15 de agosto de 1926 y falleció el 5 de noviembre de 1977.

Ha resaltar en toda la serie las ilustraciones de Jean Jacques Sempé, nacido el 17 de agosto de 1932.

Traducción de MIGUEL AZAOLA

A PARTIR DE 9 AÑOS.

LOS RECREOS DEL PEQUEÑO NICOLÁS

EDITORIAL LOQUELEO, 2016.

(Primera edición en francés en 1961)

17 capítulos de lectura independiente, algunos de los más interesantes son los siguientes:

El desfile: se va a inaugurar una estatua y el ensayo con “El Caldo” para un desfile resulta un total fracaso.

El brazo de Clotario: Clotario acude a clase con el brazo roto y todo son atenciones por parte de la profe y el vigilante. Así que Nicolás también desea romperse el brazo.

El reparto de premios: Nicolás lleva el premio a la elocuencia en el último día de clase, aunque al llegar a casa llora porque está solo y no puede hacer trastadas con sus compañeros.

El fútbol: tres capítulos. Juegan primero contra un equipo de otro Colegio, luego los entrena el padre de Nicolás y por último se enfrentan los padres de los jugadores de ambos equipos y todo termina fatal.

El Museo de pintura: Aniano es acosado: “si no se hubiera quitado las gafas, no se habría llevado el mamporro en las narices”. No obstante el humor inmerso en esta y otras historias hace del tema una mera anécdota simpática.

LAS VACACIONES DEL PEQUEÑO NICOLÁS

EDITORAL LOQUELEO, 2016.

(Primera edición en francés en 1962)

Finaliza en curso y Nicolás gana el Premio de la Elocuencia, que recompensa más la cantidad que la calidad.

Y su madre decide ir de vacaciones a la Bretaña, pese a que su padre prefería el Mediterráneo.

Así transcurren los 8 primeros capítulos.

Pasa un curso y llegan las nuevas vacaciones y Nicolás se va él solo a una colonia de vacaciones o campamento. Hasta que en el último capítulo regresa a casa y le cuenta unas fantásticas aventuras a su vecina María Eduvigis, la hija del vecino.

Algunos personajes: los niños Blas, Fructuoso, Mamerto, Fabricio, Cosme, Isabel, Miguelina o Giselda (que conoce en el hotel); o Paulino, Gualberto, Calixto, Atanasio o Crispín (que conoce en el campamento); o Agnan – Aniano – el primero de la clase y el ojito derecho de la maestra.

En total 18 capítulos, presente el humor verbal y de situaciones como en otras historias: “a mí no me gusta demasiado que me digan que soy un hombre, porque normalmente cuando me dicen eso, quieren que haga cosas que no me apetecen”.

LOS AMIGUETES DEL PEQUEÑO NICOLÁ

EDITORIAL LOQUELEO, 2016.

(Primera edición en francés en 1963)

En 16 capítulos independientes, algunos de los más interesantes son:

El ajedrez: Nicolás va a merendar a casa de Alcestes y el padre de este les enseña a jugar al ajedrez con la intención de que no les destrocen todo. Pero en el cuarto de Alcestes, la casa termina toda destrozada, lanzando canicas, vagones del tren y jugando al balón.

El cumpleaños de María Eduvigis: Nicolás es el único niño en el cumpleaños por lo que se aburrió muchísimo.

Rufo está enfermo: Rufo está enfermo y los vigilantes del Colegio no son capaces de llevarlo a la enfermería. De tanto insistir, el nuevo vigilante- Mouchebiére – se contagia también del sarampión.

¡Clotario tiene gafas!: Clotario, el último de la clase, aparece con gafas, haciendo la competencia a Agnan y todos rivalizan por llevarlas.

El protagonista central tiene unos 7- 8 años. No existía el móvil, ni el ordenador, ni apenas la TV. Sus diversiones y juegos son las típicas de los niños de antaño: juntarse a jugar en un solar del barrio, por ejemplo.

LOS PROBLEMAS DEL PEQUEÑO NICOLÁS

EDITORIAL LOQUELEO, 2016.

(Primera edición en francés en 1964)

Apareció también con el título de “Joaquín tiene problemas”. 16 capítulos independientes, siempre con final inesperado.

A la compra con papá: el padre se queja de que su mujer gasta mucho en las compras del mercado y para demostrarlo, va él a la compra con Nicolás. Pero termina riñendo con todos y con una multa de tráfico entre otras anécdotas.

A la pata la llana: el jefe de papá y su señora están invitados a cenar en casa de los padres de Nicolás, que contratan para el evento hasta una cocinera, pero por una confusión mamá se queda sin cenar y el jefe confiesa que odia el bogavante con mayonesa que habían preparado.

Jonás: es el hermano de Eudes haciendo el servicio militar y del que presume afirmando que manda en montones de soldados, hasta que descubren que supervisa a los que pelan las patatas.

Joaquín tiene problemas: que le vienen de los celos por tener un hermanito al que llaman Leoncio. Nombre que un compañero dice que es raro y por ello Joaquín le da una sarta de sopapos.

La insignia: forman la banda de “Los Invencibles” y Eudes diseña un escudo pero más grande que el de los demás dado que es el jefe y por eso se pelean y rompen los escudos.

Inmersiones muy graciosas y oportunas en el lenguaje cotidiano, muy adecuado a las aventuras de los protagonistas.

 

 

CINE

  • El pequeño Nicolás, 2010 (basada en los libros publicados en Alfaguara)
Publicado en Autores